Como el Iberá, la ruta 40 no es una maravilla

Info General - 15/05/2019

Hace más de dos años tiene contrato de pavimentación y la gente que podría verse “beneficiada”, continúa esperando aunque más no sea una recuperación de la ruta 40 y sus 74 kilómetros de acceso al Iberá, una bondad de la naturaleza, solo apreciada por los correntinos y excluida recientemente de la distinción como “una de las maravillas” de nuestro país. Seguramente mucho tiene que ver también la inaccesibilidad a este complejo de lagunas y esteros “donde brilla la luna”.


Recientemente, cuando el año 2018 finalizaba y pese a los “anuncios de inversiones realizadas”: unos $323 millones de pesos; desde el Palacio Legislativo se solicitaron ‘Informes’ al Poder Ejecutivo por el mal estado de la ruta 40 de acceso al Iberá.


Si bien en los últimos años se invirtieron más de $300 millones en mejoras de la ruta 40 de acceso a la localidad de Colonia Pellegrini, persisten los reclamos sobre el estado de esta vía de ingreso al Iberá, según se sostiene en un proyecto legislativo que solicita al Ejecutivo informes con respecto a esta ruta provincial.


En febrero de 2017, hace más de dos años, se concretó la firma entre el Gobierno Nacional y el Gobierno de Corrientes para la pavimentación de la Ruta provincial Nº40 en la zona del Iberá.
Se trata de la ruta que debía realizar la empresa Austral Construcciones vinculada a Lázaro Báez.

 


La obra de pavimentación de la Ruta Provincial N° 40, tramo que une a la ciudad de Mercedes con la localidad correntina de Colonia Carlos Pellegrini, el ingreso más utilizado hacia la reserva Esteros del Iberá; fue licitada y adjudicada por el Gobierno Nacional a dos empresas constructoras con el fin de cubrir 74 kilómetros.


De esos 74 kilómetros adjudicados solo se ejecutaron 30 kilómetros. Los contratos de obra fueron firmados el 15 de Mayo de 2008.


La obra paralizada generó cruces entre el Gobierno de Corrientes y el Gobierno Nacional, pues las autoridades correntinas indicaban que el proyecto dependía de la decisión nacional tras la desaparición de unas de las empresas a cargo del proyecto, Austral Construcciones de Lázaro Báez.

 

Mientras Nación indicaba que solo financiaba la obra pero la ejecución era responsabilidad de Corrientes.


El cambio de Gobierno Nacional, con la llegada de Macri, generó expectativas de reactivar la obra paralizada que afecta el turismo en la zona del Iberá.


Finalmente llegó el acuerdo para avanzar con las obras. El acuerdo fue firmado por el entonces ministro de Obras Públicas, Aníbal Godoy, en la sede en Buenos Aires de Vialidad Nacional.


Se esperaba un proceso rápido que permita avanzar a mediados de marzo de 2017 con el inicio de las obras que se consideraba prioritaria dentro del plan de desarrollo del destino Iberá que promueven conjuntamente el Gobierno Provincial y Nación.