Arzobispado de Corrientes: Saludo en el Día de la Madre

Info General - 20/10/2019

La Pastoral Familiar Arquidiocesana, junto al arzobispo de Corrientes, en ocasión de celebrarse el DÍA DE LA MADRE, saluda con regocijo a las mujeres correntinas que han hecho la opción vital por ser madres, y que han sido bendecidas con ese don. Don que exige cuidado, cobijo, sostén, guía y acompañamiento de la vida naciente y en constante crecimiento; pero que es también, un camino privilegiado hacia la plenitud de ser mujer.

 

Con el papa Francisco recordamos que: “la madre, aun siendo muy exaltada desde el punto de vista simbólico - tantas poesías, tantas cosas bellas que se dicen poéticamente de la madre -, es poco escuchada y poco ayudada en la vida cotidiana, poco considerada en su rol central en la sociedad”.

 

Ustedes, las madres “dispuestas a tantos sacrificios por los propios hijos y a menudo también por aquellos de los otros, deberían ser más escuchadas”.

 

A ustedes, las madres, “sería necesario comprender más en su lucha cotidiana para ser eficientes en el trabajo y atentas y afectuosas en familia; sería necesario entender mejor a qué aspiran para expresar los frutos mejores y auténticos de su emancipación”. Sin ustedes, la sociedad “sería una sociedad inhumana, porque las madres siempre saben testimoniar, incluso en los peores momentos, la ternura, la dedicación, la fuerza moral”.

 

Porque ustedes, las madres, “son el antídoto más fuerte a la difusión del individualismo egoísta. Son las primeras maestras en la escuela de la vida, en la que aprendemos a compartir; a descubrir al otro como alguien a quien amar, respetar y caminar juntos; a dar, como ustedes, la vida a otros y sin pedirles nada a cambio.

 

De ustedes, las madres, deberíamos aprender a dar la vida, como decía San Oscar Arnulfo Romero: “Dar la vida como la da la madre, que, sin aspavientos, con la sencillez del martirio maternal, concibe en su seno a su hijo, da a luz, da de mamar, hace crecer, cuida con cariño a su hijo. Es dar la vida – y éstas son las madres…”.

 

A ustedes, madres creyentes, que “transmiten también el sentido más profundo de la práctica religiosa…, el valor de la fe en la vida de un ser humano. Es un mensaje que las madres creyentes saben transmitir sin muchas explicaciones”. Es por eso que, sin ustedes, y sin el cobijo real de la familia, “no sólo no habría nuevos fieles, sino que la fe perdería buena parte de su calor sencillo y profundo”.

 

Ante tanta riqueza que recibimos de ustedes, mujeres correntinas que eligieron ser madres, resulta imperioso decir ¡Gracias! ¡Gracias queridas madres por lo que son en la familia, por el enorme esfuerzo que hacen al quedar solas para asumir su embarazo y criar a sus hijos, y por tanto que dan a nuestra sociedad!

 

Que nuestra tierna Madre de Itatí acune entre sus manos los anhelos y los sueños de cada una de ustedes y sea espejo donde puedan mirarse, siempre con la esperanza puesta en Cristo, que no defrauda, para caminar en esta aventura de vivir dando vida, incansable y gozosamente.

 

Secretariado de la Pastoral Familiar                                                              
de la Arquidiócesis                                                                                             


†Andrés Stanovnik OFMCap
Arzobispo de Corrientes